El capitalismo de libre mercado

EL CAPITALISMO DE LIBRE MERCADO EN EL MUNDO
———————————————
Es muy difícil crecer indefinidamente al 10% anual. Japón, que lo hizo durante 25 años, pero luego su economía se estancó, pero el estancamiento vino cuando país ya tenía una gran clase media y un aparato productivo capaz de generar casi pleno empleo: su PBI x cápita anual es de $US 37.800 medido en poder adquisitivo y es el mismo que tiene Inglaterra. Japón llego a su máximo con la iniciativa privada de Sony, Honda, Toyota y otras, hasta que los políticos metieron al estado de por medio e implantaron la falacia del estado de bienestar socialista.
China en cambio, inició su avance al principio de los 80’s de la mano de Deng Xiaoping aplicando un capitalismo de libre mercado y así sacó de la pobreza a 600 millones de personas, pero aún le falta 800 millones que esperan los beneficios. El PIB per cápita anual de China es de $US 12.900 e iguala al de República Dominicana. Aún esta a nivel del tercer mundo en cuanto al nivel de su clase media.
————-
Al parecer se repite la historia de lo ocurrido en Japón, ahora con los Chinos: Generada la riqueza, el partido comunista chino empezó a cambiar las reglas e imponer sus influencias. La vieja y fracazada planificación del Estado vuelve a hacer de las suyas. Esto es algo bastante antiguo: se vió en EE.UU. ya desde la 1er. guerra mundial y en Inglaterra luego de la 2da. guerra, cuando la gente empieza a votar la falacia socialista y en la Unión europea, la que prácticamente vegeta con muy bajo crecimiento de sus economías desde los 90’s. En Latinoamerica la ingerencia estatal ha paralizado a Brasil y quebrado a la Argentina y Venezuela, países productores de materias primas con alto valor en el mercado internacional, pero de nada les valió.
————
Los derechos individuales y la libertad personal son conceptos unidos. Si falta uno el otro no existe. Los fundadores de Estados Unidos tenían clara esta visión cuando la establecieron en la “Declaración de la Independencia”: los hombres tienen el derecho a la búsqueda de la felicidad y no el derecho a la felicidad por sí misma. Eso significa que tiene el derecho a hacer todas las acciones que crea necesarias para conseguir felicidad, lo cual es muy distinto a creer que los otros tienen la obligación de hacerlo feliz, tal como supone la falacia socialista, la que justo es decirlo, resulta perfecta para los líderes populistas, pues les permite conformar la masa de votantes y al mismo tiempo ir suprimiendo los derechos civiles, con la excusa del bien común y el sublime deseo de ayudar a los pobres. Pero la realidad es dura con los populistas: ¿donde viven peor los pobres?. La realidad no les dá la razón.
————

See on Scoop.itVote mejor, deje el egoísmo y piense en los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: