Monopolio de la compasión

EL MONOPOLIO DE LA COMPASIÓN LA TIENE EL SOCIALISMO – Alberto Benegas Lynch (h)
—————
La pretensión de que sólo el estatismo es sensible al dolor de la pobreza, conspira contra las sociedades abiertas y destruye los incentivos para producir, algo que es imprescindible para el desarrollo y terminar con la pobreza. Resulta escandaloso que los estatistas del mundo pretendan ser los únicos que cuentan con el sentimiento de compasión hacia los pobres y los que sufren. Como es sabido, compasión significa la participación en la desgracia, compartir el dolor, ser solidario en la tragedia ajena, conmiseración con la pena del otro, sentir como propia la aflicción del prójimo. Estos sentimientos nobles están presentes en toda persona de bien, nadie puede ser indiferente al padecimiento ajeno. No es patrimonio de cierta corriente de pensamiento. La cuestión de fondo radica en saber cuáles son los medios para aliviar esa situación, en otras palabras, como terminar con la pobreza.

———–
La limosna propiamente dicha (entrega de recursos materiales a personas necesitadas) es un camino. Pero el camino más potente y mejor es enseñar a pescar y no regalar un pescado. Enseñar a pescar perdura en el tiempo, mientras que dar un pescado se agota cuando se come. En ese sentido, por mejores que sean las intenciones (recordemos que "la ruta al infierno está pavimentada con buenas intenciones"), el conspirar contra las sociedades abiertas destruye la creatividad y los incentivos para producir. ¿Cuántos intelectuales del liberalismo han venido trabajando desde tiempo inmemoriales en pos de mejorar la vida de los más débiles?. ¿Acaso puede decirse que los estatistas siempre autoritarios realmente son compasivos de las desgracias ajenas?. ¿No son suficientes las experiencias fallidas?. ¿No es suficiente la cantidad de veces que se alzaron con los dineros públicos en esta farsa macabra?. 
————–
Quienes consideran que hay que ayudar a los desamparados de inmediato debe recurrir a la primera persona del singular y proceder en consecuencia o reunir interesados en colaborar con ese noble propósito. Lo que no es posible ni lógico recurrir al robo del fruto del trabajo ajeno para ese fin. Siempre que se dice que el aparato estatal debe ocuparse del asunto, hay que preguntar a cuáles vecinos hay que sacarles por la fuerza sus recursos. Esto es lo que suelen hacer los políticos en funciones, mientras acumulan fortunas. No debe olvidarse que la caridad y la solidaridad precisan ser realizada voluntariamente, con recursos propios y si fuera posible, de modo anónimo. El sustraer billeteras y carteras ajenas compulsivamente no es caridad ni filantropía, sino que se trata de un SIMPLE ROBO Ó ATRACO. Este procedimiento degrada y prostituye la idea de caridad y se convierte en la mayor de las hipocresías.
————
Es necesario ver que muy diversos países, ante la irrupción del mal llamado Estado Benefactor, han caido en esta triste falacia autodestructiva. La cantidad de asociaciones de inmigrantes, cofradías, montepíos, fundaciones filantrópicas era notable y para los propósitos más diversos. Luego el estado filantrópo confiscó jubilaciones e impuso el resto de la batería de medidas estatistas, con los resultados por todos conocidos. No es posible lograr que las cosas mejoren si se destruye el derecho de propiedad, que precisamente, es el que aumenta las inversiones, las que a su vez, son lo único que aumentan salarios e ingresos en términos reales. La institución de la propiedad privada constituye el arma más eficaz y única para asignar escasos recursos en las manos que mejor los administran, a criterio de la gente. Eso se hace en el mercado donde todo el mundo vota todos los días al comprar y vender, según sus gustos y preferencias. Quienes aciertan con nuestros gustos (los más aptos) ganan más.
————
Esto no funciona cuando los empresarios son amigos del poder, puesto que sus beneficios los obtienen del privilegio y no del veredicto del mercado, lo cual constituye una tremenda injusticia y una explotación a todas luces inaceptable. Es paradójico que los que manifiestan preocupaciones por la pobreza de otros, que recomiendan la redistribucion de ingresos, crean hacerlo con el establecimiento de empresas estatales, reformas agrarias, controles de cambios, impuestos asfixiantes, gastos siderales de los dineros públicos, deudas estatales astronómicas (internas y externas), regulaciones absurdas, controles de precios, sindicatos fascistas, sin libertad de prensa, con restricciones al comercio y a la producción y altos impuestos. Ellos arman una maquinaria infernal, prepotente, que convierte a las personas cosas y que afecta gravemente la dignidad y la auto-estima de quienes son honorables ciudadanos. El socialismo, en mayor o menor grado, apunta a debilitar y a la eliminar la propiedad privada, para asi poder manejar vidas y haciendas desde el estado.
————
Tengamos en cuenta que la pobreza no se corresponde con los recursos naturales, ni con el clima o la etnia, sino con el respeto recíproco, que es el eje central de la sociedad abierta y que desaparece en la medida en que los gobiernos se extralimitan en sus funciones básicas de garantizar la justicia y la seguridad, que es habitualmente lo único que no hacen. Países ricos en recursos naturales, como la mayoría de los africanos padecen hambrunas, pestes y miserias espeluznantes y otros países sin recursos naturales como Suiza o Japón gozan de niveles de vida muy altos. La geografía o la geología no son el problema, el tema se ubica de las cejas para arriba, es decir, en el uso adecuado de la estructura neuronal para percatarse de las ventajas de vivir en libertad, de allí la relevancia de la excelencia en materia educativa. No es posible que todos los esfuerzos para cambiar esta desgracia hayan sido en vano. Por la compasión más elemental a los pobres del mundo, habría que estar en guardia frente al avance de esta siniestra visión del mundo. Como bien se ha dicho "el costo de la libertad es su eterna vigilancia".
————

 

See on Scoop.itVote mejor, deje el egoísmo y piense en los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: