No perder el sentido del humor ni aún en la Política

No es muy fácil escribir sobre el tema de esta nota dadas las trifulcas y turbulencias del momento algunas sobre las cuales también hemos escrito, pero de todos modos puede ser saludable un ejercic…

Source: economiaparatodos.net

NO PERDER EL BUEN HUMOR NI AÚN CON LA POLITICA

——————

Debemos tener presente que nos encontramos en un universo en el que existen millones de galaxias con altísimas probabilidades de vida inteligente en otros mundos y concientes de nuestra inmensa ignorancia de casi todo. Estas son poderosas razones para no tomarnos demasiado en serio y andar con pies de plomo. El sentido del humor es esencialísimo para la vida, por respeto a uno mismo que demanda la debida humildad y también por razones de salud ya que reduce el nivel de hormonas vinculadas al stress, mejora la digestión, aumenta el volumen respiratorio, mejora la circulación de la sangre y potencia los factores inmunológicos. Pero el motivo central es que MEJORA LA CALIDAD DE VIDA personal y de quienes nos rodean.
—————
El sentido del humor no significa para nada frivolidad, es decir, la frivolidad de aquellos que se toman todo con superficialidad y descartan los temas graves. Es interesante el experimento de contar, en reuniones sociales, las estupideces que uno hace, no solo para liberar tensiones sino para observar la reacción de los demás. Estas reacciones de los demás en general son de dos tipos:
a) los que se manifiestan sorprendidos en el sentido de que como puede ser que se comenten errores garrafales. Estos son los amargos de la reunión, los que miran desde arriba como si ellos nunca se equivocaran. Es bueno tenerlos en cuenta para no mantener una conversación seria con ellos.
b) Los hay también que se ríen de los tropiezos y relatan sus propios acontecimientos similares. Con estos se puede conjeturarse una conversación fértil.
————–
En cuanto a la humildad de la que, como queda dicho, el humor es una manifestación, que no debe confundirse con la falsa humildad que oculta una gran soberbia. “La humildad, siempre que no sea ostentosa” ha sentenciado bien Borges. Cultivar el sentido del humor no significa ser "alegremente optimista", pues el pesimista del presente es en verdad un optimista del futuro porque ve posibilidades de mejorar. En cambio el optimista del presente, es un pesimista del futuro porque estima que no es posible mejorar y se conforma con lo que sucede. Se puede ser realista y a la vez tener muy buen sentido del humor.

—————

Nada es más contundente para gobernantes que se burlen de ellos, por ejemplo, lo más filoso haya sido la producción cinematográfica El gran dictador de Charles Chaplin para ridiculizar a la BESTIA DE HITLER. Más recientemente, los chistes en torno a los discursos de NICOLÁS MADURO con respecto a “la multiplicación de los penes” o a “los millones y millonas”, CRISTINA KIRCHNER que habla de “oficiales y oficialas” o, en pleno mundial, destacó que los equipos de football tienen “once jugadores y un arquero” y en sendas conferencias de prensa, primero en Oregon y luego en Jordania, OBAMA manifestó que “he visitado 57 estados de mi país, creo que me falta uno” y “quiero ser absolutamente claro, Israel tiene estrechos lazos de amistad con Israel”. Estos tropiezos ocurren desde tiempo inmemorial, más graves aun si recordamos que había que tomar seriamente el justificativo de los incestos de Calígula “para preservar la pureza de la sangre”.

——————

El ridículo es lo que más afecta a los megalómanos porque consideran que están más allá del error; cuando son sorprendidos con “las manos en la masa” robando dineros públicos, se disgustan, cuando son descubiertos en otros delitos, se quejan y buscan subterfugios, pero cuando los ponen en ridículo estallan en rabietas que no pueden absorber ni digerir. Los gobernantes suelen adoptar actitudes de estar haciendo cosas sublimes pero lo que no tienen en cuenta es que “entre lo sublime y lo ridículo hay solo un paso”. Pocas cosas son más cómicas -tragicómicas- que observar los funcionarios gubernamentales con rostros adustos y gestos graves portando gráficos (generalmente mentirosos), pontificando cómo debe el estado administrar los bolsillos ajenos, siempre con resultados calamitosos pero culpando por ello a “la especulación”, a los “golpes de mercado” y otras gansadas que, ponen en evidencia su mala fe o ignorancia.
—————–
De todos modos, somos mortales y la vida es corta y hay que contribuir en lo que se pueda para mejorarla en cuanto expandir los espacios delibertad para que cada uno se encamine hacia su proyecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: