Las buenas pastillas

A finales de los 80, los botiquines de primeros auxilios caseros no se parecían mucho a los actuales. La estrella era, sin duda, el termómetro de mercurio, ahora prohibido por la U

Source: www.elmundo.es

FARMACOLOGÍA: LAS ULTIMAS PASTILLAS BUENAS

—————-

Hasta la llegada de los inhibidores de la bomba de protones, la úlcera de duodeno había que operarla, con todo lo que eso implica. Ahora, en cambio, con omeprazol y una combinación de antibióticos, el problema puede estar resuelto en días. otro ejemplo de éxito terapéutico han sido las estatinas, fármacos que desde el inicio de los años 90 se emplean de forma masiva para bajar las cifras de colesterol, con reducciones del 30% o el 40%, una efectividad que no existía previamente. También se reconoció el papel preventivo de la aspirina, un fármaco de 150 años.

—————–

Otro medicamentos son los antidepresivos, como la fluoxetina (más conocido por Prozac) el que comenzó a usarse hasta para la tristeza (?), subraya Francisca González, miembro del grupo de utilización de fármacos de Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC). Otro un punto de inflexión lo marcaron los antirretrovirales que se emplean frente al VIH o SIDA, con la aparición en 1987 del primer fármaco efectivo, conocido como AZT, el pronóstico de los seropositivos comenzó a cambiar.

——————

Se destacan también el papel de los interferones o los anticuerpos monoclonales, unas sustancias nuevas, obtenidas de una forma diferente a los fármacos convencionales y que actúan sobre distintos aspectos relacionados con la inmunidad de la persona, y cuyo verdadero impacto sólo valoraremos adecuadamente con el paso del tiempo. El viagra o sildenafilo, la famosa pastilla azul que solucionó el problema de la disfunción eréctil, también alivió muchos problemas en el mundo.

—————–

CLARO QUE HUBO FRACASOS: en farmacología. Esta el caso del rofecoxib (Vioxx era el nombre con el que se vendía), un inhibidor selectivo de la COX-2, que prometía ser una buena alternativa al resto de antiinflamatorios, pero acabó fuera de las farmacias por los problemas cardiovasculares que generaba. En la misma línea, también los antidiabéticos pioglitazona (Actos era su nombre comercial) y rosiglitazona (más conocido por Avandia) sufrieron una sonada caída al comprobarse que sus beneficios no superaban a sus riesgos, tal y como señaló la Agencia Europea del Medicamento en 2010, cuando decidió suspender su uso por sus comprobados riesgos cardiovasculares. Idem ocurrió con la sibutramina (Reductil) aprobada a finales de los noventa por sus propiedades para promover pérdidas de peso en pacientes obesos, y retirada del mercado en el 2010 por sus riesgos cardiacos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: