¿Hay oposición en la Argentina?

See on Scoop.itAprenda a votar, deje el egoísmo y piense en los otros

Siempre es difícil generalizar, recuerdo haber leído la respuesta muy significativa de Chesterton cuando le preguntaron que opinaba de los franceses: “No sé porque no los conozco a todos”. De cualq…

Refernan Ref‘s insight:

¿HAY OPOSICIÓN EN LA ARGENTINA? – Alberto Benegas Lynch (h)
Rpta corta: NO …¿hay estatismo sin corrupción?
————————
Siempre es difícil generalizar, recuerdo haber leído la respuesta muy significativa de Chesterton cuando le preguntaron que opinaba de los franceses: “No sé porque no los conozco a todos”. La llamada oposición no es tal. Decimos esto porque en la práctica, adhieren con entusiasmo al eje central de las medidas de gobierno. Esto se ha mostrado una y otra vez en muy diversas circunstancias. Esto puede verse con lo sucedido a la noche en un programa de TV. Un programa de gran audiencia y donde el entrevistado era un político relevante de un partido tradicional. El conductor abrió el programa preguntándole que opinaba de las medidas de CFK y las enumeró. El político dijo con énfasis que la lista le pareció corta y que el podía agregar otras medidas “pero con la condición que sean bien administradas y no haya corrupción”. 
——————
Como este artículo no es solo para argentinos, ilustraré lo dicho con un solo ejemplo que será comprendido por todos y, además, si tuviera que analizar todos los puntos mencionados en esa entrevista necesitaría mucho más espacio del que brinda una nota periodística. El ejemplo alude a la estatización de Aerolíneas Argentinas como “línea de bandera” que actualmente arroja pérdidas diarias millonarias. A esto se refirió el entrevistado: sostuvo que le parecía muy bien la estatización de la empresa de aeronavegación puesto que el país no debía renunciar a la soberanía pero, como queda dicho, “bien administrada”. Con esto queda claro que no se ha entendido nada de nada.

———————-

Una empresa estatal es una contradicción, o se asumen los riesgos con patrimonios propios y se gana o se pierde según se satisfaga o no las necesidades del prójimo, o eso no es una empresa. Esa entidad política, mal llamada EMPRESA ESTATAL usar recursos publicos de forma ineficiente, e incluso se traduce en reducción de salarios e ingresos en términos reales puesto que éstos dependen de las tasas de capitalización. Este burdo simulacro de empresa, no puede estar “bien administrada”. Esta entidad política, por definición, cuenta con privilegios y si se señala que esa entidad arroja ganancias y presta buenos servicios hay que cuestionar precios, pues esta fuera del mercado y sus valores no son reales, sino politicos.

—————–

Es cierto que en ciertos países avanzados existen algunas empresas estatales para mal de sus habitantes, pero ésta política se diluye entre muchas otras de corte civilizado. La soberanía es aplicable solo a los individuos como indicación de sus derechos inalienables que son superiores y anteriores a la misma existencia del gobierno, aparato cuya misión en una sociedad abierta es velar por su protección y garantía. La “soberanía” de la zanahoria, de un avión, de un dique o de un trozo de tierra es tan estúpido que no resiste análisis serio. En realidad hay un estrecho correlato entre la lesión de derechos y la tan cacareada “soberanía” de las cosas y los artefactos.
—————
Por esto, como resumen de esta nota, enfatizo una vez más en la imperiosa necesidad de preocuparse y ocuparse de la educación y el debate abierto de ideas como único camino para permitir que los políticos del futuro puedan articular un discurso compatible con la libertad. Un estatismo sin corrupción sigue generando todos los daños del estatismo aun sin caer en la indecencia y la desfachatez del robo desde las instancias encargadas de velar por los derechos de la gente.
—————-
Para terminar, lo voy a parafasear a mi estimadísmo James Buchanan en las últimas líneas de su libro (con Richard Wagner) dedicado a criticar las propuestas clave de Keynes: ¿estará próximo el día en que elijamos el sentido común del liberalismo y transitaremos “el camino menos frecuentado” que se consigna en los célebres versos de Robert Frost, o insistiremos en la senda más recorrida de la pobreza colectiva?
—————-

See on economiaparatodos.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: