Las grasas en el humano

See on Scoop.itNovedades Cientificas y Médicas

Refernan Ref‘s insight:

LAS GRASAS EN EL HUMANO
———————
Partiendo de la época en que el maldito colesterol era el responsable de todos los males cardiovasculares, llegamos a hoy con un colesterol bueno y otro malo. Idem pasa con las grasas: desde las malas como la trans, la menos buena como la saturada y las buenas como las monoinsaturadas y poliinsaturadas. 
——————–
Pero hay otras 2 categorias o colores: las grasas blancas que se usan para deposito de energía y las grasas más buenas, que es la grasa marrón (o parda) que consume energía. La primera es la más común y la segunda se pensaba que sólo existía en los bebés, pero hace poco se ha demostrado que también existe en adultos, sobre todo en la zona profunda del cuello y sus alrededores. Asi en el tema dieta, la grasa blanca es enemiga y la marrón es la amiga. 
———————-
El tema de como convertir la grasa blanca en parda y que, desde su nuevo bando, contribuya a quemar los excesos de la grasa blanca, es algo muy buscado. Hace unos años, se filtró en la prensa científica informes positivos acerca de defecciones del campo blanco al pardo, pero en los últimos días la evidencia generada por científicos del Instituto de Alimentación, Nutrición y Salud de Zúrich, recogida en la revista ‘Nature Cell Biology’, ha sido más convincente que nunca. Aunque, como ocurre frecuentemente, el trabajo se ha llevado a cabo en ratones y su éxito en humanos se ignora por ahora.
——————–
ya se había observado y demostrado que al igual que los ratones, somos capaces de adaptarnos al frío produciendo células grasas pardas dentro del tejido adiposo blanco. Pero se pensaba que este proceso era exclusivo de unas pocas células especiales que estaban capacitadas para tal transformación y que desaparecían cuando no eran ya necesarias. Lo que han demostrado por primera vez es que las células grasas blancas pueden convertirse en pardas y viceversa dependiendo de la temperatura del medioambiente. A bajas bajas temperaturas las blancas se vuelven pardas, Y al subir la temperatura esto se revierte a niveles más altos. 
———————-
Asi explicado, la cura de la obesidad parece obvia: emigrar todos a los polos o transformar nuestros dormitorios en neveras (no conseguiríamos el propósito buscado si nos cubrimos con muchas mantas). Por lo que estas sugerencias no tendrían éxito como el simple no comer. El reto es los mecanismos moleculares responsables de esta conversión de grasas que nos permitan hacerlo con comida o drogas. al igual que no estamos predeterminados genéticamente a ser obesos, Nuestras células grasas blancas no parecen estar exclusivamente dedicadas a almacenar energía sino que también pueden, dado el estímulo adecuado, cambiar y convertirse en consumidoras de energía. 
————————
El arma que ya tenemos para luchar contra la obesidad es efectivo pero dificil de implementar: COMER MENOS Y MOVERNOS MÁS.

1 Comment »

  1. 1
    Olga Herzig Says:

    Gracias Reinaldo …..por tu gran deseo de un mundo mejor y por tus informaciones increibles……trabajamos por ese mundo q amamos y por los seres unicos q todos somos.. Luz y mucho amor pora el bienestar de nuestro universo ……Tu incondicional admiradora Olga Herzig

    Enviado desde mi iPad


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: