Derecho a voto Universal y Socialismo

See on Scoop.itAprender a votar = pensar en los otros – La Historia que debe conocer – Los Sistemas Politicos –

Refernan Ref‘s insight:

EL DERECHO A VOTO SOLO DE LOS PROPIETARIOS Y LOS SOCIALISMOS DE HOY

 

Las democracias actuales muestran falencias para garantizar 4 cuestiones que son básicas, y esenciales para poder gobernar con ética en la actualidad:

1- Como garantizar el respeto a las libertades individuales, 
2- Como mantener la división e independencia real de los poderes del estado, 
3- Como mantener la independencia del Poder Judicial y evitar la impunidad, 
4- Como mantener los controles de gastos del estado para proteger al ciudadanos de la voracidad de gastos de los politicos. No hablamos de libertad de prensa y otras cuestiones, porque son cosas que se arreglan con una justicia independiente y éficaz.

 

Han demostrado fallas en estos mismos temas, en casi todos los paises, con mayor o menor profundidad: lo vemos en Cuba, en Corea del Norte, en Venezuela, en Argentina, en Ecuador, en Bolivia…todos paises donde no se cumplen estos 4 problemas, y el tema de que pueda ser resuelto via votos, no parece suficiente.

 

Abraham Lincoln dio una descripción de democracia como "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo". Sin embargo, para que el gobierno sea ejercido realmente por el pueblo es necesario que decida quiénes serán sus dirigentes. La sociedad democrática no puede existir sin elecciones libres e imparciales, y si los funcionarios del gobierno no rinden cuentas en forma constante al electorado, entonces ninguno de los demás derechos puede estar garantizado. Por lo tanto, el derecho al voto no sólo es una libertad individual importante, sino también una piedra fundamental del gobierno libre.

 

La pregunta persistente en la historia es quién debe tener ese derecho. El voto en todo el pasado estadounidense estaba reservado sólo para varones blancos dueños de propiedades hasta que el sufragio universal se concedió casi a todas las personas mayores de 18 años. Los norteamericanos creían sin duda en las elecciones libres, pero pensaban también que el derecho de voto sólo se debía conceder a los varones con propiedades, cuya riqueza los dotaba de un mejor conocimiento de las necesidades de la sociedad. La historia de este derecho, aunque esencial para los mecanismos de la democracia y la protección de las garantías individuales, es una serie incesante de conflictos.

 

En la era de Jackson (décadas de 1820 a 1840) hubo enconadas luchas políticas para suprimir el requisito de tener propiedades. Según argumentaba John Adams, el mismo razonamiento que nos induce a pensar que todos los hombres que carecen de propiedades voten, indica que también deben entonces votar mujeres y niños, porque sin el requisito de poseer una propiedad, todos deberían entonces votar. La opinión de Adams era común en la época de la Revolución de los Estados Unidos y la creación de la Constitución, documento que ni siquiera menciona el derecho de voto.

 

Tanto la madre patria como sus colonias imponían la condición de ser propietario para poder votar y basaban esta práctica en 2 suposiciones: 
a) los hombres propietarios de bienes, sobre todo de tierras, tenían un interés personal en preservar la sociedad y el gobierno a fin de proteger su riqueza. 
b) sólo los hombres propietarios tenían la independencia suficiente y necesaria para tomar decisiones políticas importantes y asesorar a los miembros de la asamblea a cargo de debatir y decidir esas cuestiones. Vemos que este requisito es importante ahora, que vemos como se hace votar a la gente por dinero, comida o privilegios.

 

Este concepto de ser "independente" para votar dio lugar a la exclusión de las mujeres (que eran dependientes de sus esposos), a los jóvenes (que dependían de sus padres), a los esclavos y siervos (dependientes de sus amos) y a los asalariados (que dependían de un empleo temporal para su sobrevivencia). Además, varias colonias excluían a los católicos, a los judíos y también a los indígenas. Además de eso, los criterios sobre cuántos bienes debía tener un hombre para tener derecho de votar eran diferentes, no sólo de una colonia a otra, sino dentro de cada colonia, del campo a la ciudad. La gente que vivía en áreas urbanas podía tener menos bienes raíces que sus parientes del campo, pero bienes personales mucho más abundantes.

 

Si se toma en serio el grito de no aceptar "ningún impuesto sin representación", esa expresión que se generalizó a raíz de los disturbios por el Impuesto del Timbre en 1765, muchas personas que pagaban impuestos estaban privadas del derecho de voto. O no tenían propiedades, pero pagaban impuestos sobre las mercancías que compraban, o sobre sus bienes pero no satisfacían el mínimo requerido para votar. En medio de la Revolución, los ciudadanos del oeste de Massachusetts declararon: "Ningún hombre puede ser obligado a obedecer una ley a la cual no ha dado su consentimiento, ya sea en forma personal o a través de su representante legal". En un firme apoyo al voto de todos sin restricciones.

 

El razonamiento fue que si la gente pagaba impuestos, entonces debía tener derecho de voto, ya que sólo por medio del sufragio podía evitar que el gobierno abusara de sus facultades y le arrebatara su libertad. Esto supone que la gente sabe que esta pagando impuestos, algo que no es realmente asi. La idea central es que la persona tenga incentivos para ponerle limites al gobernante y sus impuestos, pero esto no se puede hacer cuando se ignoran las cosas, ya sea que se paga impuestos o que tiene derecho a controlarlo, etc.

 

¿Pero acaso la poseer bienes daba a los hombres más sabiduría?. ¿El amor y respeto a los derechos individuales, o el buen juicio en asuntos públicos, depende de tener bienes?. Benjamin Franklin, tal vez el más cabal de los demócratas que concurrieron a las convenciones en las que fueron redactadas la Declaración de Independencia en 1776 y la Constitución en 1787, no creía en verdad que eso fuera cierto. El ponía el ejemplo del asno. Un hombre tiene hoy un asno que vale 50 dólares y esa posesión le da derecho de voto, sin embargo, el asno muere antes de la siguiente elección. El hombre es más sabio ahora, pero el asno ha muerto y el hombre no puede votar. ¿En quién se basaba el derecho al sufragio? ¿En el hombre o en el asno?.

 

El requisito de tener propiedades fue eliminado poco a poco en uno tras otro de los estados, hasta que todos lo suprimieron hacia 1850. En 1855, los requisitos de haber pagado impuestos también fueron desechados, por lo cual quedaron pocas barreras económicas, o ninguna, que privaran del voto a los varones adultos blancos. Quienes estaban en contra a la idea de tener propiedades para poder votar decian: El requisito de tener propiedades crea una ODIOSA DISTINCIÓN entre los miembros de la comunidad, priva de participar en fijar leyes a gran parte de los que están obligados a obedecerlas y comprometen su sangre y su caudal para mantenerlas, y concede altas prerrogativas a una clase privilegiada, no en atención a sus servicios públicos sino a su propiedad privada.

 

En la primera mitad del siglo XIX, el Partido Demócrata, dirigido por los seguidores de Andrew Jackson, movilizó a los votantes para generalizar el sufragio y suprimir el requisito de tener propiedades. Sus opositores, los whigs, habrían preferido mantener limitado el acceso al sufragio, pero al darse cuenta de que estaban luchando por una causa perdida, se unieron a los demócratas y esperaron recibir así una parte del crédito y captar también los votos de los que ahora podrían ejercer con libertad el voto. La expansión del voto generalizado tuvo mucho que ver con la irrupción de los partidos políticos organizados.

 

Creemos que para la determinación de determinados impuestos, como es el caso del impuesto a la propiedad, sería razonable que solo exista el voto de los propietarios, pues el resto no tiene mucha noción de los costos inherentes a la situación, lo cual da lugar a injustas situaciones. La última crisis de hipotecas basuras del 2007 no hubiera existido si se hubiera podido frenar el alza generalizada del Impuesto a la Propiedad en EE.UU. En el resto de los impuestos puede tener mayor razonabilidad el razonamiento de Franklin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: