Sistema de Salud Sueco

LA SALUD EN SUECIA – modelo de bienestar mejoradoLa garantía del acceso universal a los servicios de SALUD Y EDUCACIÓN es la base del Estado del Bienestar en Europa, lo que se asocia políticamente con socialismo. Pero una cosa es que el servicio sea accesible a todos, pues es soportado con los impuestos por el Estado y otra cosa es quién provee el servicio de salud: aqui puede ser público o privado. Suecia es el país que dió el salto de un sistema casi exclusivamente público a otro abierto a la gestión privada y con competencia. Supo mesclar ambas cosas, sin quitar la gestión privada y la competencia, ambas cosas esenciales del libre mercado. Esto es lo que nosotros llamamos un estado de bienestar mejorado, pues corrige los problemas de los servicios que brinda el estado, con la gestión privada y la competencia. Los progres del mundo, deberían tomar nota de estas correcciones, pues estan hechas por sus paises lideres.

En europa, en el tema salud siempre hubo sector público y privado y los usuarios están acostumbrados a acudir a uno o a otro. La financiación pública no significa que el médico deba ser empleado público. En Francia, usted va al médico privado y después la Seguridad Social del estado le reembolsa el gasto de esa consulta. En España en cambio, solo los funcionarios tienen el privilegio de elegir entre consulta pública o consulta médica privada, sin coste añadido (?). En España la sanidad pública acumula un déficit declarado de unos 16.000 millones de euros, y aún precisa encontrar un modelo sostenible para proveer el servicio de salud. El ajuste ya comenzó con el socialista Zapatero en el periodo 2010-2011 y el gasto público en sanidad bajó un 4,3%.

Pero volviendo al tema salud, es claro que la calidad del servicio medico no depende de que la gestión sea pública o privada. Si solo la sanidad pública pudiera dar calidad, sería incomprensible que hubiera hospitales privados entre los más prestigiosos, ni que 10 millones de españoles contraten seguros médicos privados. Es claro que se precisa buenos sueldos y buen control del estandar de calidad del servicio medico que se presta. El estado no parece haber sido bueno en ambas áreas. Las Reformas del sistema de salud en Suecia, a principios de los años 90 reinventaron su Estado del Bienestar y en el aspecto sanitario, las reformas supusieron el paso de un sistema de provisión pública a otro en el que el ciudadano puede elegir entre la sanidad pública o la privada, con el costo del servicio siempre a cargo de los impuestos. Veamos que se hizo.

En Suecia desde 1960 un estado socialista demócrata fue aumentando el gasto público como porcentaje del PIB, la presión fiscal y el empleo público, hasta que en los años 90 llegó la crisis: Suecia dejó de crecer, bajó su PIB x cápita, subió el desempleo, aumentó la deuda pública. Ahí llegó un gobierno partidario del libre mercado, el conservador Carl Bildt, que hizó las reformas que el Estado de Bienestar precisaba. Lo mezclo con economía de libre mercado: pues integró el servicio privado y la competencia. Se eliminaron las trabas para que las provincias pudieran licitar los servicios (descentralizó el gasto y los ingresos), así como privatizar los servicios ambulatorios, los centros médicos y los grandes hospitales. Ahora los empresarios de salud fueron ibres para crear centros médicos y los ciudadanos pueden elegir el que prefieran, público o privado. La diversidad de proveedores hace que ninguno sea monopolio, lo que controlar la calidad del servicios y brinda mejor precio.

El Estado es responsable de la política sanitaria, mientras que la financiación y provisión de los servicios depende fundamentalmente de las regiones y los municipios. Cada centro médico recibe un “cheque sanitario” por paciente que lo elige, cuyo importe es fijo y equivale al costo promedio en atención primaria de los habitantes de la provincia. Este sistema de “capitación” cubre más del 80% de la financiación de los centros médicos, mientras que otros pagos dependen de los actos médicos realizados y de primas por alcanzar ciertas metas. Los centros médicos no pueden seleccionar a sus clientes, lo cual evita que discriminen a los pacientes más complicados. Pero los proveedores de servicios médicos tienen interés en invertir en medidas de tipo preventivo, ya que su beneficio depende en gran parte de la baja utilización de los servicios más costosos.

Los hospitales, la mayoría son públicos, pero también los hay privados, gestionados por organizaciones que pueden tener o no ánimo de lucro. Los pacientes pueden elegir cualquier hospital que tenga un contrato con las autoridades locales. Como en la atención primaria, la financiación pública de los hospitales puede basarse en un presupuesto global para la provisión del servicio y/o en el número de actos médicos realizados. Los médicos suecos son predominantemente asalariados del proveedor de servicios (hospital, ambulatorio, etc.) tanto en el sector público como en el privado. En torno al 27% de los servicios sanitarios son proporcionados por empresas privadas, incluidos 9 hospitales importantes y el 10% de los servicios de ambulancias. Para estimular un uso más reflexivo de los servicios médicos, los suecos se han atrevido a establecer un discreto copago por consulta: de 11 a 22 euros (100 a 200 coronas) en atención primaria, y de 26 a 36 euros (230 a 320 coronas) en especialidades.

De este modelo han surgido importantes grupos especializados en la provisión de servicios médicos. El más conocido es Capio, que gestiona centros médicos en Suecia y en el extranjero, también en España. ¿Supone menor gasto público el sistema Sueco?. Al comparar con España que dedicaba en el 2010 el mismo porcentaje del PIB a salud que Suecia (9,6%). En el 2011 en España bajo al 9,3%.

Gasto en sanidad en% PIB (2011)
Suecia 9,5
España 9,3

En España ha experimentado un retroceso a partir de 2010, mientras que Suecia es uno de los países donde se mantiene un crecimiento sostenido, tanto en el gasto total como en el gasto público en salud. En Suecia la financiación pública (82%) es mayor que en España (73%). La mayor provisión privada de servicios medicos no ha supuesto un aumento de lo que el paciente sueco tiene que pagar de su bolsillo. En el 2013, el PIB de Suecia creció un 0,9%, mientras que el de España retrocedió un 1,2%. Pero en presión fiscal en el 2012, en Suecia era del 44,3% del PIB, frente a un 32,9% en España.

Sanidad de acceso universal, pública o privada: En Suecia lo hicieron – Noticias de actualidad y…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: