Naciones ricas y pobres

¿Qué es la riqueza? Para la gran mayoría de las personas, un país es “rico” cuando cuenta con abundantes recursos naturales. Pero ocurre, que en muchas naciones bien dotadas por la naturaleza, una gran proporción de su población vive en forma miserable. Los ejemplos para probar esta afirmación abundan. Sólo para nombrar unos pocos, señalaremos a Venezuela, Argentina o el Congo.

Frente a estas realidades, muchos pseudointelectuales recurren a una falacia: “La pobreza se debe al robo de los países ricos” y asombra ver cómo esta pobre explicación tiene tantas adhesiones, pues esto es creer que si desaparecieran los países pobres, se caerían los paises ricos, lo cual es bastante improbable.

Y razonemos. Lo que convirtió a un producto agreste como es el petróleo en algo valioso, o en capital natural, fue invención del motor por parte del hombre. Es decir, que la riqueza no es algo dado, sino fruto del intelecto humano, es creado. Los minerales y las tierras fértiles no serían nada, sin tractores, petroleo, etc. Y esta visión nos lleva al capital humano. Algunos se maravillan de que Israel, siendo un país tan pequeño, sea líder mundial de empresas “startup” (innovación y tecnología) junto con EE.UU. y China y que ademas, sobresalga en número de empresas que ha pesar de no ser estadounidenses, cotizan en el Nasdaq. Para Israel el secreto es que tiene educación obligatoria, así como el aprendizaje del inglés. Tambén estan Suiza, Suecia, Japon, etc. todos paises pequeños, sin riquezas naturales que viven muy muy bien.

No hay ninguna duda que el capital humano es lo relevante para crear riqueza, pero nos parece que en la educación obligatoria, concepto en el cual está implícita la idea de la intervención del Estado en el sistema educativo, no está la clave del bienestar general. Pues de ser así, Uruguay y Argentina serían unas potencias. En nuestra opinión, la fuente de la opulencia de las naciones es el “capital social”, concepto que pasaremos a aclarar a continuación. Nosotros concebimos al “capital social”, como las pautas culturales de un pueblo cuyos fundamentos son la ética del trabajo y el ahorro y donde la reputación personal es considerada un gran valor y en donde el respetar los derechos individuales, es algo natural. Esa cultura compartida hace que la población apoye las instituciones, que tienden a limitar el poder gubernamental en forma efectiva. Si una sociedad carece de ese acervo moral y cultural, de nada sirven los contratos ni las leyes, DE NADA SIRVEN porque será ignorado. Tampoco importan mucho los recursos naturales ni que la población sepa leer y escribir.

Las naciones que poseen este capital social, y que han observado respeto por los derechos individuales (a la vida, a la libertad, a la propiedad, a la busqueda de la propia felicidad) son las que han asombrado al mundo con sus milagros económicos, como ocurió en Alemania, Japon, Argentina desde 1970 a 1910, etc. Y ahí reside la clave para comprender, por qué algunas naciones son ricas… y otras miserables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: