hipertensión arterial resistente

La hipertensión arterial es una enfermedad que, si bien es habitualmente asintomática, constituye una de las principales causas de infarto agudo de miocardio, accidente cerebrovascularinsuficiencia cardíaca enfermedad renal crónica, condiciones que pueden llevar a la muerte o dejar una severa incapacidad. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la primera causa de muerte en el mundo, y de cada tres personas adultas, una es hipertensa, cifra que se estima en constante aumento.

———————————–

Un 10% de los pacientes no llega a normalizar sus cifras de presión arterial a pesar de ser tratados con combinaciones de tres o más drogas y de modificar los hábitos de vida. A esta situación se la denomina hipertensión arterial resistente y en algunos de estos casos se podría emplear la denervación renal. Los riñones juegan un papel importante en la regulación de la presión ya que, por un lado se encargan de controlar la cantidad de agua y sal en la sangre mediante señales al Sistema Nervioso Simpático, y por el otro producen hormonas y emiten estímulos nerviosos hacia el cerebro, el corazón y los vasos sanguíneos, para controlar la presión

Por esta razón, el bloqueo o anulación de los nervios renales puede revertir la retención de líquido y sal, disminuir el volumen de líquido corporal y reducir la liberación inadecuada de una hormona (la renina), que es la responsable de desencadenar una cascada funcional que conduce a la hipertensión. Dentro de la técnica de “denervación renal” existen diferentes dispositivos como radiofrecuencia, ultrasonido, calor, frío, balón o drogas, algunos de los cuales todavía se encuentran en etapa de experimentación. Todos estos dispositivos provocan el bloqueo de las vías nerviosas que rodean a las arterias renales sin complicaciones en el procedimiento ni en la evolución posterior, como así tampoco en la función renal.

———————————-

De los diferentes métodos, el que mayor evidencia científica obtuvo fue un dispositivo no implantable de radiofrecuencia de baja potencia llamado “Symplicity”. El descenso en los niveles de presión arterial no sólo se mantuvo sino que se incrementó con el paso del tiempo en seguimientos clínicos de hasta dos años. Esta situación hizo que desde que se aprobara la técnica en Europa, ya hayan sido tratados más de 5.000 pacientes en todo el mundo. Este procedimiento, que utiliza anestesia y habitualmente requiere una internación de 24 horas, podría estar disponible en la Argentina en el curso de este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: